martes, 16 de octubre de 2007

Hablemos de Platón

Pues una rallada mental que tuve el otro dia y me apetecia contaros, tiene algo de relación con la filosofía platónica, veamos, por donde empiezo:

Nosotros concebimos un mundo físico, nos rodea la materia, la cual percibimos a traves de los sentidos, llamaremos a este el mundo de las cosas o mundo físico.

Por otra parte, hay cosas de nuestro ser que no residen en este terreno, serían las llamadas ideas, aquí residen aquellas cosas inmateriales tales como los sentimientos, los pensamientos, los conocimientos, etc.

Creo que todos podemos estar de acuerdo con esta clasificación, o por lo menos, si no somos muy puristas podemos aceptarla.

Antes de la reflexión quiero citar una máxima epicureista:

Existen dos tipos de placeres: los materiales y los espirituales:

- Los placeres materiales son buenos, pero no en exceso. Suponen algo de felicidad pero a la larga no son los mejores.

- Los placeres espirituales son los mejores. Se puede disfrutar de ellos con el exceso que se quiera, siempre producirán más felicidad.

(En esencia es eso lo que dicen)

Bueno, ahí queda.

Platón además afirma que el cuerpo y el alma son el enlace del hombre al mundo físico y al de las ideas respectivamente. Además defiende que, el cuerpo es una atadura, que después de la muerte, el alma se libera de la atadura que supone el cuerpo y mediante la vivencia del alma en el mundo de las ideas sin una ligadura física se puede alcanzar la felicidad eterna, ya que a traves del hecho del contacto del alma con las ideas se puede alcanzar la felicidad (y citando al epicureismo claro, sería lo ideal ¿no?, a través de placeres que solo sean espirituales se alcanzaría una felicidad eterna).

Pero parémonos a pensar, una felicidad eterna a partir solo de "placeres espirituales", es decir, es muy bonito, seríamos felices a partir del amor, la amistad, los conocimientos... Pero, ¿de qué servirían estos placeres sin un mundo material?, es decir, nos es inconcebible el hecho de disfrutar de placeres espirituales sin un mundo físico (independientemente de tener placeres físicos o no).

Es decir, yo no me imagino una "vida" en la que, solamente tuviera conocimientos, amor, amistad... sin estar atado a un mundo físico. No se puede forjar una amistad sin un mundo físico, pues no podríamos concebir el resto del mundo, no podríamos conocer a otras personas, no podemos imaginar una vida no corporal, pues además, esta sería bastante aburrida, ¿no creeis? O es que, en el caso de que fuera posible esto, ¿podríamos concebir el mundo de las ideas de otra manera?, pues a las ideas accedemos a través de nuestro conocimiento del mundo material.

Y además, añadido a todo esto, en un mundo eternamente feliz, ¿seríamos felices?. Ahí dejo la pregunta. Espero vuestras opiniones.


Y es que esto no es algo que dijo un griego hace miles de años, es en términos generales la creencia de muchas de las religiones mayoritarias de nuestra época.

1 comentario:

señor clorofila dijo...

Eh tio... Platón....

Hacía tiempo ya que no nos rayábamos sobre estas cosas. Y a mi la filosofía me encanta. Pero no, Platón no era de mis favoritos, ya que si de la Edad Antigua se trata ,prefiero a "El filósofo", también llamado Aristóteles.

Entonces, antes que nada, aceptamos que la concepción Platónica del mundo, es dualista. Lógicamente, también la concepción antropológica lo es. De este modo, se concibe un dualismo alma – cuerpo. Pero igual que el mundo inteligible (o mundo de las ideas) tiene prioridad sobre el sensible, el alma tiene prioridad sobre el cuerpo, hasta tal punto que Platón dice “el hombre es su alma”. Ahora veremos que no pensamos asi.

En cuanto a su "Teoría de las ideas" podemos decir que las Ideas son la esencia y la causa de todas las cosas, son aquellas cosas que pensamos en los conceptos y que designamos con un nombre. Por tanto, existen en un mundo aparte, fuera de las cosas y de la mente humana. Son la auténtica realidad frente a la aparente realidad sensible.
Si recordamos ,entre estos dos mundos, Platón establece unas veces el vinculo de imitación (las cosas son copias de las Ideas, que son modelos) y otras veces el de participación ( las Ideas comunican algo de sí mismas a las cosas). Las cosas son reales en cuanto que imitan o participan de las Ideas.

Por tanto, nosotros somos simples seres materiales, y el único vinculo que tenemos con el mundo de las ideas es nuestra alma, que está encarcelada en nuestro cuerpo (relación soma/sema). Lo único que podemos vivir son las imitaciones del mundo inteligible en el mundo sensible. Sería como divertirnos con las sombras de la caverna, mientras las verdaderas cosas están a la luz. Y además, Platón mantiene una concepción peyorativa del cuerpo humano. Le arrastra con sus pasiones y le impide la contemplación de las ideas.
Luego, una vez estudiado el pensamiento platónico, llegamos a la conclusion de que la filosofofía platónica no es sino una preparación para la muerte.


Peeero, ya no estamos en el medievo, y afortunadamente tenemos todos muy presente la idea de "Carpe Diem". El hecho de que Eidan (y de ninguno de nosotros) no se imagine una vida no-sensible o fuera del mundo material, refuerza el argumento que sostiene que estamos ligados a los placeres materiales. Ninguno de nosotros se plantea obtener la verdad sobre el mundo inteligible, y mucho menos anhela la muerte (y por tanto el destierro del mundo físico) para que su alma se reúna con las ideas en el mundo de la luz. La razón por la cual crees que el mundo sensible es bueno, amigo mio, es porque no has trascendido a tu cuerpo, y eres tan solo un alma encerrada en una cárcel de carne y hueso que está atada al mundo físico.
Y no sueñes con alcanzar el mundo de las ideas. No desde un mundo sensible, fisico. Lo más cercano que podemos estar de ellas, como cito antes, es mediante copias o participaciones. Tu puedes ver un dibujo de un caballo, pero eso es solamente una copia de la idea de caballo, que reside en el mundo inteligible.

Por suerte, nadie tiene la mentalidad de esa época ni sostiene esas teorías, pero como el artículo trataba sobre teoría Plátonica, es mejor discutir dentro de ese marco sin pararse a pensar las burradas que soltaba este filósofo loco.

Sr. Clorofila

PD: Lo de la felicidad es completamente otro tema y me llevaría otro rato de rallada, lo comento si eso en otro post ;)